Cirugía Corporal

Lipofilling

La cirugía plastica ya hace muchos años que ha usado la grasa para relleno, el gran problema es que al extraer la grasa, esas celulas extraidas, pierden su vascularizacion y al ser reintroducidas, has de esperar que se revascularicen para evitar su muerte. Este proceso es el que no se puede controlar, o sea que el relleno obtenido inicialmente, puede reabsorverse o llegar a desaparecer. En los ultimos años, con nuevas tecnicas de centrifugacion y con la llegada el boom de las celulas madres, parece ser que la durabilidad de estas celulas y su posible desarrollo, han reactivado la técnica.

En nuestra experiencia, es util para pequeños defectos y ha veces son necesarios diferentes sesiones para conseguir un resultado estable, pero evidentemente el grado de reabsorcion de esta grasa ( perdida del volumen conseguido) sigue siendo elevado.

Tiene sus indicaciones y el paso de los años nos confirmara su validez.

Factores de estabilidad del implante
  • Mayor superficie de contacto posible entre los implantes y el tejido receptor.
  • En sujetos jóvenes.
  • La extracción de una zona no depende del peso (zona celulítica) y más rica en adipocitos.
  • Una zona receptora rica en vascularización, ya dotada de un tejido subcutáneo adiposo espeso (por ejemplo los pómulos).
  • Una zona receptora poco móvil.
  • Una extracción rápida y poco traumática.
  • Un implante limpio, despojado de componentes inútiles: sangre, suero, triglicéridos, tejido de adipocitos destruidos.

Lo más difícil de un filling es obtener un resultado permanente. Esto depende de múltiples factores y variará según los sujetos, las zonas inyectadas