Cirugía Corporal Abdominoplastia o lipectomía abdominal

Abdomen

La abdominoplastia es la operación consistente en la extirpación del exceso de piel y grasa abdominal y si es necesario, en la corrección de la flaccidez muscular. Esta situación de exceso de piel y relajación de la pared abdominal se suele dar en pacientes que han tenido aumento de peso y pérdida posterior o en mujeres que han tenido varios embarazos. La abdominoplastia consigue un abdomen más plano, más firme y una cintura algo más estrecha.

Más que en ninguna otra intervención de Cirugía Estética vale la frase: «el cirujano hace la sutura y el paciente la cicatriz».

Como posibles, aunque raras complicaciones, cabe mencionar la pérdida de vitalidad (necrosis) de la piel situada por encima del pubis que puede requerir un tratamiento postoperatorio más prolongado. Igualmente pueden aparecer seromas y/o hematomas que requieran evacuación.

Candidatos

Los candidatos ideales para someterse a una abdominoplastia son aquellas mujeres u hombres que tienen una silueta relativamente buena pero que están preocupados por la acumulación de grasa o por el exceso de piel en el abdomen y que no mejora a pesar de la dieta o el ejercicio físico.

Esta cirugía es especialmente útil en mujeres que han tenido varios embarazos, tras los cuales la piel y músculos abdominales se han relajado y no han recuperado su tono inicial. También puede mejor la pérdida de elasticidad de la piel en gente mayor, situación frecuentemente asociada a una obesidad moderada.

En los últimos años cada vez tenemos más pacientes, que presentan las secuelas de la cirugía bariatrica (cirugía de la obesidad) con la que consiguen grandes perdidas de peso y posteriormente presentan excesos de piel y grasa. Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, ya que no es una cirugía para combatir la obesidad.

Con referencia a las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, hay que explicarles que si se realizan una abdominoplastia solo podrá ser cutánea y que no hay que tocar la musculatura ya que podrían tener problemas en futuros embarazos y además se volverían a relajar los musculos en el transcurso de éste.

Si existen cicatrices previas en el abdomen, esta cirugía puede estar contraindicada o las cicatrices pueden cambiar de posición. En otros casos, esta cirugía consigue eliminarlas.

Planificando la cirugía

En la primera visita, el cirujano realizara una historia clínica completa y una exploración física, para valorar el estado de salud del paciente y la forma y tamaño de su abdomen, para valorar conjuntamente las opciones y posibilidades terapéuticas, y buscar la mejor técnica para cada paciente. Hay que explorar la presencia de diastasis de rectos, eventraciones, hernias y cirugías previas.

Debe exponer sus expectativas de manera sincera y franca, para que el cirujano plástico sea también franco y le muestre las alternativas disponibles para su problema, con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas.

Evidentemente antes de la cirugía es necesario realizar un preoperatorio completo (analítica general con pruebas de coagulación, EKG, placa de torax).

Técnica Quirúrgica

La intervención se realiza bajo anestesia general o con epidural, según considere el anestesista.

Una abdominoplastia completa suele durar entre 2 y 4 horas, dependiendo de la cantidad de corrección necesaria. La abdominoplastia se realiza a través de una incisión larga de una cadera a la otra, justo encima del pubis. Se realiza una segunda incisión alrededor del ombligo, para poder separarlo de los tejidos de alrededor, se libera la piel del abdomen y, si es preciso, se refuerzan con suturas los músculos abdominales. Se tracciona hacia abajo la piel sobrante y se extirpa. Se colocan drenajes y un vendaje.

Después de la operación el paciente llevará una faja especial, reforzada con un vendaje, según cada caso individual. Las cicatrices alrededor del ombligo y en el abdomen inferior irán mejorando con el transcurso del tiempo. No obstante, en algunos casos es preciso realizar una revisión cicatricial con anestesia local.

Postoperatorio

Las primeras 24h, el paciente permanecerá ingresado en la clínica con un drenaje de aspiración y un vendaje abdominal, recibiendo tratamiento con analgésico y antibiótico. A partir del segundo día, se retirará el drenaje y el paciente podrá ser dado de alta bajo medicación y siguiendo las instrucciones del cirujano. Las molestias serán mayores o menores, dependiendo en gran medida de si ha sido necesario el tratamiento de la musculatura.

Como después de cualquier cirugía se recomiendan 1 a 2 semanas para la reincorporación a la vida laboral.

Aquellos pacientes que deban perder mucho peso deben posponer la cirugía, al igual que las pacientes que pretendan tener futuros embarazos, ya que durante la cirugía se tensan los músculos verticales del abdomen y pueden volver a relajarse en el transcurso de este.